Prostitutas menores prostitutas desnudas calle

prostitutas menores prostitutas desnudas calle

Las prostitutas del distrito Centro de Madrid afirman que muchas se someten a revisiones médicas periódicas, aunque "otras mujeres no saben lo que es un médico".

Algunas tienen la cartilla de la Beneficencia que les han entregado en el centro de planificación familiar de la zona y perciben un pequeño sueldo cuando se ven obligadas a retirarse durante una temporada a causa de una infección o una enfermedad.

Las relaciones con la policía son pésimas, "sobre todo con los que tratan de humillarnos o nos hacen correr por las calles para reírse de nosotras bajo la amenaza de llevarnos a la comisaría", asegura una mujer que trabaja en la calle del Barco.

La reunión de Bruselas, a la que asistieron prostitutas de 20 países, entre las que no se encontraba ninguna española, fue la chispa que decidió la creación de este sindicato. María, una de las dirigentes del futuro sindicato, tiene seis hijos en el colegio, "con su uniforme y todo", y su marido es el que se encarga de los niños. Trabaja en la calle de la Montera y Jardines desde hace ocho años. Los mejores días de trabajo en la profesión son los fines de semana.

El pasado domingo su jornada comenzó a las once de la mañana, y a las diez de la noche seguía en la calle. La historia de su vida es sencillamente tópica.

La dejó embarazada un rico de su pueblo, en la provincia de Badajoz, y tuvo que venirse a Madrid con dos mellizos en busca de trabajo. Su aspecto es el de una auténtica matrona. Tiene el pelo teñido de rubio, los labios pintados de rojo y los ojos maquillados de azul.

No sabía por qué. Y otra que estaba toda tomada, drogada. Estamos en un edificio en el sur de Ciudad de México. Por la ventana se escuchan sirenas de patrullas policiales y otros ruidos normales de la vasta urbe. No me gustó y me salí. Me agarran de los brazos, me jalan de los cabellos y me golpean. Que tenía que bailar desnuda y acostarme con cuanto cliente llegara". Entró el dueño, me dio una bofetada. Uno de los de seguridad me ha rasgado toda la ropa y el dueño dice que tienen que aprender a educar a las mujeres.

Me violan cuatro de seguridad, uno a uno. Sentía agua caliente en mi cuerpo. No era agua, era semen". Es sólo el principio de su relato. El primero es Tailandia. A veces parece un tema omnipresente en este país: En la radio se debate. Sin embargo, no hay cifras exactas del fenómeno. El conductor del taxi me mira a través del espejo retrovisor cuando le digo que voy al de la Calzada Melchor Ocampo, donde funcionaba el table dance Cadillac.

El Cadillac fue allanado y cerrado a fines de mayo. Esta vez su respingo es visible. Me mira de nuevo por el espejo y me dice que tenga mucho cuidado. De todas maneras me recomienda precaución y se estaciona a la vuelta, donde no pueden ver el taxi.

Una mugrienta alfombra verde cubre la acera. En uno de ellos, intacto, dice "Delito: De vuelta en el taxi, el chofer me asegura que algunas de las chicas que trabajaban allí han sido trasladadas a otro "teibol" en la Avenida Insurgentes. En Ciudad de México, el mapa físico de la trata y la prostitución tiene tres peldaños, tres circulos rojos. El inferior es el barrio La Merced. Le sigue la famosa Calle Sullivan. Quien conozca barrios populares latinoamericanos, que son a la vez enormes mercados, conoce La Merced, en el DF.

Una de sus particularidades son las mujeres que se prostituyen en sus calles. De día, la Calle James Sullivan luce como cualquier otra: Puestos ambulantes de chucherías, un largo parqueadero y fondas de comida acompañan el impersonal serpentear de Sullivan hasta que desemboca en la Avenida Insurgentes, al lado de un enorme Monumento a La Madre. Muy cerca del edificio del Senado.

De noche es algo muy distinto. Cada jornada -pero en especial desde los jueves- es posible ver a decenas de mujeres se calcula que en ocasiones pueden llegar a ser ofreciéndose al mejor postor. A veces se forman filas de carros con clientes esperando. Madaí Morales, de 23 años de edad, conoce bien esta calle: A diferencia de Karina, Madaí no llora cuando cuenta su historia, aunque su voz tiembla en algunos episodios.

Sullivan es una zona de oficinas. En la calle queda el tribunal superior de Ciudad de México. Su dolor asoma en la minuciosidad con que relata esa porción de su existencia: Desde cómo estaba vestido "Jorge" el hombre que la enamoró y luego la prostituyó , cuando lo conoció en Veracruz, hasta las prendas que ella portaba el día que decidió escapar.

Es una historia conocida: Es la historia de Madaí. Jorge -años después descubriría que no es su verdadero nombre- la convenció de irse a vivir a Ciudad de México. Dos días después, caminando por las calles aledañas, le mostró a unas jóvenes que esperaban en la banqueta.

Él me las señala y dice: Madaí creyó que era una broma. Pero esa noche se lo repitió: Me respondió 'no, eso es lo que vas a hacer'. Me dijo que para eso me había traído, que si pensaba que era para algo distinto estaba equivocada". Me dijo que me callara, que ahí mandaba él. Que iba a investigar dónde estaba mi familia y con eso me amenazó. Adentro había faldas supercorticas, blusas muy escotadas y zapatillas con tacones muy altos". Quien habla es Mabel Díaz, la batalladora portavoz de la asociación vecinal Resina.

Pero cuando empiezan a tener 10 u 11 años ya no puedes. Cuando decidimos venirnos aquí, muchos amigos nos decían que si nos las habíamos traído. Pero dice que aun así hay zonas en las que no se puede ir sobre todo en verano. Saca su móvil y enseña unas fotos con montañas de papelitos sucios, tomadas en unas calles aledañas.

Pero a unos metros de las viviendas el jueves había un montículo de papeles y bolsitas de condones al lado del paseo peatonal de la calle Laguna Daga. Una de las prostitutas del polígono. Son botes de todo. Voltean los contenedores de basura. Aun así, reconoce que no pueden controlar lo que hacen todas. De la misma manera que no pude asegurar que todas las que se dedican a la prostitución en el distrito lo hagan por voluntad propia.

prostitutas menores prostitutas desnudas calle También cuando supongan un riesgo para la seguridad vial. Es sólo el principio de su relato. En tres días de violencia, los vecinos de El Alto, ciudad de unos La rutina es igual para todas las chicas, de nombres sonoros y evidentemente falsos. Joven huye tras ser captado en un despacho en vivo robando una planta de marihuana. Las tardes sobre todo desde el cierre de las empresas y las noches son los periodos de mayor actividad.